domingo, 15 de septiembre de 2019

Video Nacional Potosi 0 - 3 Bolivar

Guido Loayza: ‘El próximo directorio tiene que empujar para hacer el estadio’



Guido Loayza acaba de regresar al país. En un periplo por el exterior, el presidente de Bolívar se reunió con el de BAISA SRL, Marcelo Claure. Entre otras cosas, hablaron del futuro del club.

— ¿Cómo fue la reunión con Marcelo Claure?

— Fue muy cordial, muy buena como siempre, pero no voy a decir nada de lo que hemos avanzado. Todo ha estado muy bien, hablamos e intercambiamos ideas y opiniones.

— Se acerca el recambio en la parte institucional, ¿cómo se está manejando este tema?

— En los cánones normales. Yo me tengo que ir junto con mi directorio y alguien llegará en lugar nuestro, eso es algo normal.

— ¿Qué avances se han dado en el tema de la infraestructura?

— Nosotros (los del directorio) hemos trabajado mucho, infelizmente no ha habido una coincidencia de cosas (con BAISA SRL). Hemos trabajado más de un año con nuestros propios recursos en un proyecto que ha roto la idea de que no se podía hacer un estadio en Tembladerani, demostramos una idea muy fuerte, con una corriente muy sólida, un proyecto en el que se ha invertido mucho para mostrar que Tembladerani es un lugar adecuado y perfectamente apto para hacer un estadio definitivo del club. Lo único que no hemos recibido es una contraparte de parte de la empresa que maneja los recursos. Creo que el estadio será una realidad, de aquello no tengo la menor duda, se va a hacer y ojalá se haga el que nosotros hemos soñado, que lo hemos planificado, que lo hemos puesto en blanco y negro; además, hemos hecho un estudio económico que muestra que es totalmente factible y que le daría al Bolívar estabilidad y autosostenibilidad que no ha tenido nunca.

Pero la construcción quedará más que en manos de BAISA SRL, en manos del directorio de la próxima gestión, que será el que tenga que empujar este proyecto para que se haga realidad. No es la pregunta si BAISA SRL lo hará o no, por supuesto que la administradora tendrá que ser un actor importantísimo en esto.

— ¿Se puede decir que Guido Loayza dejará en orden y listo el proyecto del estadio?

— Nosotros podemos dejar el proyecto, por decir de una casa, pero no por eso se va a edificar la casa. Lo que tengo que decir es que esta gestión ha demostrado que los predios de Tembladerani son totalmente idóneos para hacer el estadio de Bolívar, el proyecto es para más de 33.000 personas, de manera que Bolívar pueda tener una casa en donde vivir permanentemente; por otra parte, sigue haciendo los trámites para que este predio sea aprobado en el municipio, todo está claro, no hay ninguna dificultad, no hay que cambiar el terreno de uso porque es para un estadio y se está pidiendo que sea un estadio. No es que era una escuela y ahora la queremos volver un estadio, o al revés, era una cancha y ahora queremos hacer un hospital. No. El estudio de uso es el mismo.

— ¿Cómo está el club en la parte económica?

— Nos hemos reunido con BAISA SRL para dejar las cosas muy claras para cuando nosotros dejemos el club. Ellos manejan los números de acuerdo con el contrato, entonces el dinero de Bolívar tienen que manejarlo como dice el contrato. Seguramente nos van a mostrar las cifras. Ellos tienen que preparar un informe para el fin de la gestión. Se hicieron informes temporada a temporada, pero ahora que estamos de salida queremos que todo quede consolidado, decir cuánto ha puesto BAISA SRL al Bolívar en estos 10 años. De acuerdo con el contrato, ellos deben poner 20 millones de dólares en 20 años, aunque sería bueno que nos digan ‘en 10 años hemos puesto tanto’.

— ¿Cuánto calcula?

— Recordando que se puso más de millón y medio por año, estimamos que se han superado largamente los 15 millones de dólares. Aparte, hay promesas de las oficinas, del estadio, de ese tipo de cosas, pero no debemos olvidarnos nunca en qué estado recibimos el club cuando llegamos. No quiero ni pensar qué hubiera pasado si BAISA SRL no venía. Bolívar también genera sus ingresos, pero como en todos los clubes, también hay pérdidas y el club tenía una deuda muy grande, era imposible manejarla con las herramientas normales, se le debía a cada santo una vela, es decir, hoteles, agencias de turismo, particulares, a todos se debía.

— ¿Se irá bicampeón, presidente?

— El Bolívar siempre es protagonista y tiene un dominador común: es el equipo que pelea más campeonatos y el que tiene más campeonatos. Bolívar está casado con el éxito deportivo, entonces tiene año tras año que vivir peleando para lograr títulos.

— ¿Cómo va a vivir usted estos últimos meses de su gestión?

— Tranquilo. Creo que se ha hecho mucho más de lo que se esperaba. Hubiera querido hacer muchas más cosas, como en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) el año 94, cuando dejamos infraestructura sin ayuda de FIFA o Conmebol. Eso era mientras yo podía hacer, pero ahora hay que entender que en esta gestión del Bolívar yo fui una parte, no tenía la posibilidad de manejar la totalidad de la institución, ese fue el sacrificio que hicimos para beneficio del club. Ahora, lo único que hay que desear es que lo que uno ha hecho sea un ejemplo para que se vea que el fútbol es una oportunidad para brindar tus mejores sentimientos de ayuda a la comunidad, sobre todo a la niñez y a la juventud, es muy lindo y uno no debe pedir ninguna retribución, algo que hemos aprendido de nuestros mayores, de nuestros maestros. Al fútbol se viene a dar y no a sacar absolutamente nada. En el fútbol das tu tiempo, tu esfuerzo, tu plata y uno tiene la satisfacción de darle alegrías a la gente y estrellas a la institución. Eso hemos tratado de hacer en todo este tiempo.

Perfil

Nombre: Guido Loayza Mariaca

Cargo: Presidente del Club Bolívar durante los últimos 10 años, un cargo que dejará en diciembre, cuando concluya su última gestión.

Falta el sueño final

Loayza no pudo hacer realizad la construcción de un estadio para su club ni dejar infraestructura, a diferencia de lo que hizo como presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) entre 1992 y 1994, cuando logró la construcción del edificio de la entidad en Cochabamba. Sin embargo, asegura que deja un proyecto listo.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Bolívar con el mismo sistema y con Ribera

El entrenador de Bolívar, el argentino César Vigevani, indicó que los jugadores convocados a la Selección Boliviana no llegaron bien de Ecuador, por el largo viaje de vuelta desde Cuenca, por lo cual algunos de ellos, como el zaguero Adrián Junsino, serían duda en el once titular para el partido de mañana frente a Nacional Potosí.

“Eso hizo a que lleguen bastante desgastados. Hicimos hoy (por ayer) un trabajo de recuperación con los que llegaron con más dolencias o agotados. Vamos tener que esperar hasta mañana (por hoy) para ver a quien tomaremos en cuenta, pero un 90 por ciento de los jugadores llegó sintiendo en trajín del viaje”, indicó Vigevani, en la rueda de prensa de ayer por la tarde en el estadio Libertador Simón Bolívar.

El argentino aseveró que no modificarán el sistema de juego, pese a contar con la baja de Juan Carlos Arce, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas, por lo que “trataremos de reemplazarlo con un jugador ofensivo de los que mejor estén en el momento”, porque hubo un buen trabajo de los futbolistas que se quedaron durante el receso del torneo Clausura.

Respecto al delantero Luis Alí y al volante Thomaz Santos, el entrenador dijo que pueden ser opciones para el partido de mañana. Y en el caso de Diego Bejarano lamentó su baja por lesión durante su estadía en la Selección. Su remplazante será Oscar Ribera, quien se recuperó de una molestia. Hasta ayer generó alguna duda, la que fue disipada por él.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Jorge Pereyra: ‘Me sorprendió más que se juegue tan lento’



Jorge Pereyra Díaz llegó a Bolívar esta temporada. No lleva aún ni un año, pero ya es como de la familia. Además, le ha ido bien. Su producción guerrera hizo que se ganara rápido a la afición celeste. De paso, cumple su función, porque vino con cartel de goleador y es un buen aporte: 10 goles en el primer torneo y hasta ahora 6 en el segundo es suficiente carta de presentación.

Pero ese —su fama goleadora— no es precisamente el tema de esta conversación, sino su experiencia en un fútbol al que antes ni pensaba venir y que, a diferencia de otros, tiene sus particularidades; además, en un país definitivamente diferente...

— ¿Cómo está en el fútbol boliviano?


— Bueno, cuando uno menciona que irá a jugar al fútbol boliviano siempre sale el tema de la altura, pero esto conlleva mentalizarse y cumplir con ese proceso de aclimatación, que es natural; obviamente cuesta, pero con el tiempo uno se acostumbra y es parte de esto. Creo que para cualquier futbolista el tener esta oportunidad de jugar en este clima es algo importante por la experiencia que adquiere a nivel, tanto competitivo como individual.

— ¿Jugar en pocos días entre la altitud y el llano es muy distinto?


— Sin duda alguna, uno debe estar preparado, porque el domingo juegas por decir en ciudades de altura y a mitad de semana bajas a nivel del llano. Ahora, es lógico que se sienta, por ejemplo, cuando los equipos suben sienten ese cambio como también nosotros cuando bajamos a competir en diferente temperatura, pero es parte de la competencia y esto lo hace más atractivo al torneo, es un reto más para el jugador. En mi caso, a veces siento molestias estomacales o dolor de cabeza, pero con el tiempo uno se acostumbra, es parte de la profesión y hay que asumirlo como tal.

— ¿Y cómo ve la competencia misma?


— Tiene un buen nivel, con clubes que se preparan bastante bien, con equipos que son protagonistas, especialmente aquellos que juegan a cierta altura como The Strongest, Wilstermann, San José, Nacional o Real Potosí; pero aquellos que son del llano también tienen sus ventajas, aparte de tener planteles muy competitivos, lo que hace que sea un campeonato complicado y de alta exigencia.

— ¿Qué le ha sorprendido más?


— Que se juegue tan lento. A mí me costó agarrar ese ritmo porque yo venía de un fútbol de mayor dinamismo, pero acá uno se tiene que adaptar, más aún cuando la pelota no dobla y uno no sabe cómo y dónde caerá por la velocidad que tiene a este nivel, entonces cuesta agarrar el tiempo y la distancia. Por lo demás es un torneo muy exigente en lo físico y con jugadores con buena técnica. Si se pudiera mejorar el estado de los terrenos de juego creo que ayudaría bastante a la velocidad y sobre todo al espectáculo.

— ¿Usted ya está rindiendo en su techo?

— Sin duda alguna puedo rendir más, ya me estoy acostumbrando y sobre todo mejorando en cada partido. Soy un jugador a quien le gusta correr mucho, trato de aportar y también concretar goles; sé que puedo dar más y trato de elevar mi nivel. Hoy por hoy, me siento mejor en todos los aspectos.

Jorge y su familia en la Cumbre, camino hacia los Yungas. Foto: Familia Pereyra

— ¿Es Bolívar su equipo también del futuro?

— Claro que sí. Termino contrato en diciembre, pero tengo en mente el poder continuar en el club, más aún cuando se viene preparando con mucha planificación y organización la próxima competencia, que es la Copa Libertadores, aunque esto no pasa por mis manos sino por las de mi agente, quien será el encargado de arreglar el tema. En lo personal, buscaré seguir aportando al objetivo colectivo.

— ¿A qué tendría que apuntar Bolívar en la próxima Libertadores?

— Será una competencia de mucha exigencia y nivel, y para ello nos estamos preparando, y qué mejor que en un torneo como el local que nos da la posibilidad de llegar en mejores condiciones desde lo táctico hasta lo futbolístico. Sabemos también que no podemos dejar de ser protagonistas en el campeonato local, porque el club y la hinchada lo exigen y para nosotros es un reto y motivación buscar siempre llevar al Bolívar a los primeros lugares. Aparte, queremos competir a nivel regional y sabemos que para eso debemos estar listos con antelación. Hay plantilla para pensar en hacer una mejor participación internacional.

— ¿Ya se acostumbró a La Paz?

— Siempre me pregunto cómo construyeron una ciudad en los cerros, porque uno cuando llega queda admirado por la estructura que presenta La Paz, es increíble, y no termina de explicarse cómo hicieron construcciones en una hoyada. Aparte, aquí la gente te trata bien, tienes seguridad, puedes salir a caminar en la noche y no hay riesgos, entonces aquello hace que te sientas tranquilo y cómodo junto con la familia.

— A ustedes les tocaron los bloqueos más de una vez, ¿y eso?

— Bueno, es otro tema al que uno debe adaptarse. Hace poco tuvimos una semana complicada, pero uno tiene que cumplir como cualquier otro profesional el hecho de llegar a su trabajo y nosotros también debemos hacerlo. Lo bueno es que esto no se da con frecuencia en la zona Sur, donde vivo, pero siempre es una dificultad que hay que saber superarla, es otro reto para uno. Pero esto de los conflictos es normal en todas partes, no hay por qué extrañarse.

— ¿El vivir en Bolivia es bueno, por ejemplo, para ahorrar?

— Claro que sí, es otra motivación para quedarse. Acá el precio del dólar siempre se ha mantenido y uno no tiene que estar cuidando el bolsillo, permite tener tranquilidad el hecho de que los precios en el supermercado se mantengan, el precio de gasolina siempre está igual, esto te da estabilidad y es sorprendente cómo el país tiene estabilidad. En la Argentina la economía sube de una semana a otra, vas al súper y la carne sube, al igual que la gasolina; acá el país se encuentra muy bien y esto ayuda en la economía familiar y, como te digo, es otra motivación para continuar, sobre todo por la tranquilidad que te da.

— ¿Y los hinchas?

La verdad, me gusta y me sorprende el hincha, es muy fanático, quiere que ganemos todos los partidos, que es lo normal. A la vez, la gente que te cruza en la calle o en el mismo estadio te hace sentir el cariño que te tiene. Nosotros tenemos que poner todo partido a partido, ellos gastan su dinero para asistir y nosotros debemos devolverles eso con sacrificio, con entrega en cada juego y por eso les agradecemos. En Argentina el hincha es muy apasionado y es más resultadista, aquí la gente es un poquito más paciente.

Vigevani tiene dudas en el sector defensivo



El técnico de Bolívar, César Vigevani, tiene dudas en el sector defensivo para definir el equipo que visitará este domingo a Nacional Potosí en la Villa Imperial, correspondiente a la undécima jornada del torneo Clausura.

El entrenador espera por el regreso de los seis jugadores convocados a la selección absoluta, que el martes por la noche cayó ante Ecuador en Cuenca, para elegir a los cuatro del fondo. En cambio, del mediocampo para adelante sus fichas están virtualmente elegidas.

En el entrenamiento de ayer, Vigevani probó con Leonel Moreira en el arco; Jean Pool Cartagena, Teodoro Paredes, Mauricio Prieto y José Orellana, en la defensa; Erwin Saavedra, Cristhian Machado y Erick Cano, en el mediocampo; Luis Alí, Jorge Pereyra y Juan Miguel Callejón, en el ataque.

La última línea podría sufrir modificaciones de acuerdo a las condiciones físicas en las que retornen Óscar Ribera, Adrián Jusino y Jorge Flores.

También integraron la Verde Leonardo Vaca, Vladimir Castellón —sin chances de ser titulares— y Juan Carlos Arce, quien debe cumplir un partido de suspensión por acumulación de cinco tarjetas amarillas.

De entrada, Vigevani no puede contar con Diego Bejarano, quien ayer fue sometido a nuevos exámenes, que descartaron un desgarro en el parte anterior del muslo izquierdo y se informó que tiene una inflamación en el cuádriceps de la misma pierna.

Ribera, titular el martes en Cuenca, es una opción por la banda derecha para reemplazar a Bejarano, también el juvenil Cartagena; mientras que por la otra banda, además de Orellana cuenta con Flores.

En la zaga central Jusino será titular ante Nacional, mientras que Vigevani deberá elegir entre Paredes o Prieto, los dos con los que probó ayer.

Con equipo completo, el plantel reanudará sus entrenamientos esta tarde en su predio de Tembladerani.

Impugnación contra Thomaz no corre

Después de largos ocho meses, el Tribunal Superior de Disciplina de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) ratificó el fallo de primera instancia y declaró improcedente la impugnación interpuesta por el club Wilstermann por una supuesta mala habilitación del jugador Thomaz Santos.

Los aviadores reclamaron tener el derecho federativo del jugador y pedían los puntos del partido que perdieron por la primera fecha del torneo frente a Bolívar, sin embargo se constató que los rojos no registraron el documento privado que firmaron las partes, conforme a las normas FIFA.

En primera instancia el Tribunal de Justicia le dio la razón a los celestes que recibieron sin problema alguno el Certificado de Transferencia Internacional de parte del Club Sao Paulo, donde militaba el jugador; sin embargo los aviadores apelaron el fallo inicial, que finalmente ratificó el ente punitivo de máxima instancia en la FBF.

Aún queda pendiente la decisión final que debe tomar el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), sobre un pago de 80.000 dólares que reclama Wilstermann al jugador. Se estima que la decisión final en esa instancia sea conocida recién en noviembre de este año.